Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: Lo que embellece al desierto es que en alguna parte esconde un pozo de agua (Antoine de Saint-Exupery)

Zoología

CORDADOS

Los mamíferos - 4ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19

Características generales (continuación)

Musculatura

a musculatura de los mamíferos, como en gran parte de vertebrados, lo forman cada uno de los órganos carnosos en forma de fibras contráctiles, e íntimamente ligados con los órganos activos de la locomoción.

Se distinguen músculos estriados y lisos. Los estriados son aquellos formados por tejido muscular dispuesto de esta forma, voluntarios o implicados en la vida de relación (que el animal controla conscientemente). Los lisos son aquellos formados por fibras lisas, involuntarios o implicados en la vida vegetativa (que funcionan automáticamente sin intervención voluntaria del animal). Los músculos representan aproximadamente el 50% del peso corporal de los mamíferos, y constituyen la masa vulgarmente conocida como carne. Tienen una gran importancia en el metabolismo general y también en la regulación térmica.

Los primates pueden hacer gestos gracias al desarrollo de los músculos del rostro, que les aportan una especial capacidad de expresión facial
Los primates pueden hacer gestos gracias al desarrollo de los músculos del rostro, que les aportan una especial capacidad de expresión facial

La musculatura de los mamíferos, como sucede en las aves, presenta un mayor desarrollo en las extremidades, con adaptaciones al tipo de locomoción de que se trate.

En los primates se distingue una especial capacidad de expresión facial gracias al desarrollo de los músculos del rostro, que les faculta para hacer gestos. En la mayoría de los mamíferos los músculos que se sitúan en la base de la dermis también tienen, entre otras, capacidad para producir movimientos de la piel, así como erizar los pelos.

Esqueleto

El esqueleto de los mamíferos manifiesta transformaciones principalmente en el cráneo y extremidades, esto implica una estructura ósea muy variable dependiendo del tipo de locomoción del animal. En algunos casos presentan incluso un número de huesos reducido, especialmente en el caso de los dedos.

El esqueleto interno de los mamíferos, como en la mayoría de los vertebrados, está formado por piezas óseas unidas en las articulaciones. Se divide en tres regiones: la del cráneo (esqueleto de la cabeza), la del tronco (esqueleto axil o del eje), y la de las extremidades (esqueleto de brazos y piernas). Generalmente poseen 7 vértebras cervicales. El número de costillas que presenta la caja torácica es variable; así, mientras que unas se encuentran directamente unidas al esternón (las llamadas costillas verdaderas), otras lo están indirectamente (costillas falsas), y unas pocas no lo están (costillas flotantes).

En cuanto a la cintura pélvica, se encuentra configurada por el ilion, isquion y pubis; en el caso de los marsupiales se distinguen los llamados huesos epipúbicos, que tienen la misión de sujetar el marsupio.

Dentición

La dentición de los mamíferos se caracteriza por una especialización en función del tipo de régimen alimenticio (herbívoros, carnívoros, etc.); esta especialización se denomina heterodonta, es decir, existe una diversificación de los tipos de dientes según la misión que ejerzan, y también una diferencia numérica.

Así, en base a esto, se distinguen diferencias estructurales y morfológicas de los dientes, y según su función se denominan con distintos nombres: incisivos, caninos o colmillos, premolares y molares. Los incisivos son dientes aptos para abrir o cortar; los caninos o colmillos, por sus características puntiagudas, son utilizados para sujetar y desgarrar los músculos de las presas; los premolares y molares sirven para moler, molturar o triturar los alimentos. En el caso de las crías de mamíferos éstos poseen la llamada dentición de leche, la cual cambia durante la infancia por otra ya definitiva.

Los mamíferos carnívoros disponen de caninos muy desarrollados, que les permiten desgarrar los tejidos de sus presas
Los mamíferos carnívoros disponen de caninos muy desarrollados, que les permiten desgarrar los tejidos de sus presas

Los tipos básicos de dentición de los mamíferos en función de su alimentación pueden ser:
  • Carnívoros
    Caninos muy grandes, con muela carnicera (tercer premolar) muy desarrollada y dotada de un saliente que les permite desgarrar los tejidos de las presas.
  • Herbívoros
    Destaca la ausencia de caninos (e incluso incisivos) en muchos de ellos. Los molares son anchos, altos y esmaltados, especialmente adaptados para la maceración y masticación de los vegetales. Los que poseen incisivos presentan éstos planos y cortantes.
  • Insectívoros
    Dientes pequeños y cortantes, o con capacidad de serrar.
  • Omnívoros
    Dientes incisivos planos, colmillos pequeños y en forma cónica, molares trituradores.
Para expresar el número de piezas dentarias de un mamífero se utiliza una fracción denominada fórmula dentaria, donde el numerador representa el número de piezas de media mandíbula superior, y el denominador el número de piezas de media mandíbula inferior; la cifra final de la fórmula multiplicada por dos da el número total de dientes (en los antiguos mamíferos esta cifra era 44).

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad