Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: La ciencia es como la tierra, sólo se puede poseer un poco de ella (François-Marie Arouet Voltaire)

Tecnología

HISTORIA TECNOLÓGICA

Edad Moderna - 1ª parte


1 2 3 4

Introducción

e ha convenido la datación de la Edad Moderna entre el descubrimiento del Nuevo Mundo (1492) y la Revolución Francesa (1789). En este periodo, los sistemas tecnológicos de la ordenación urbana fueron una característica en auge, que se tornaron en principales hacia el comienzo de la Edad Contemporánea. Así, en el año 1600 algunas ciudades europeas, como Londres, ya albergaban poblaciones superiores a los 100.000 habitantes; o como París, que alcanzaba los 200.000.

Durante la Edad Moderna comenzaron a desarrollarse grandes imperios mundiales, principalmente a cargo de españoles, ingleses, franceses y alemanes, iniciándose la exploración de extensas áreas desconocidas. Con el viaje del descubrimiento la influencia de la cultura europea se extendió por el mundo.

En el siglo XVII los europeos se fueron dotando de nuevas tecnologías, y en sus incursiones por tierras inexploradas dominaron otros pueblos, adquiriendo una creciente habilidad y poder tecnológico para modificar grandes áreas de la tierra y hacerlas productivas.

Con el descubrimiento de América y el sometimiento de otros pueblos, los europeos extendieron su influencia cultural y tecnológica por el mundo
Con el descubrimiento de América y el sometimiento de otros pueblos, los europeos extendieron su influencia cultural y tecnológica por el mundo

A comienzos del siglo XVIII, en Europa, y especialmente en Gran Bretaña, el sistema bancario ya estaba bastante establecido, lo que permitió que los crecientes recursos de capital comenzaran a ser invertidos en nuevas técnicas de producción. De esta forma, la fabricación en serie permitió un acceso cada vez mayor de la clase media a numerosos artículos gracias a un mayor rendimiento productivo, así como un abaratamiento de las materias primas por influencia de otras áreas, como los transportes, innovación en maquinaria y variadas técnicas industriales.

La Revolución Industrial

La Revolución Industrial es la denominación que se ha dado al conjunto de modificaciones en la estructura económica de los países occidentales, manifestada entre finales del siglo XVIII y principios del XIX. Se debió a la mecanización de la industria, el desarrollo del comercio y los medios de locomoción.

El primer país en realizar la Revolución Industrial fue Gran Bretaña, cuyo ejemplo sirvió como modelo para la transformación económica que condujo de la sociedad agraria a la industrial. Este país poseía los medios técnicos adecuados, junto con una amplia red comercial y un apoyo institucional que fueron claves para su desarrollo. En este proceso de manifestó una distribución de la riqueza y un consecuente aumento del poder de la clase media. La tierra comenzó a perder importancia con respecto a la industria, lo que motivó desplazamientos poblaciones desde zonas rurales hacia núcleos urbanos.

Con la Revolución Industrial las zonas rurales quedaron devaluadas y se manifestó un desplazamiento de población hacia núcleos urbanos
Con la Revolución Industrial las zonas rurales quedaron devaluadas y se manifestó un desplazamiento de población hacia núcleos urbanos

En 1740 aparecieron las primeras fábricas textiles. En menos de 100 años las prendas de lana habían sido desplazadas por las de algodón, gracias sobre todo a la invención de la máquina desmotadora de algodón a cargo del estadounidense Eli Whitney en 1793. Otras variadas innovaciones fueron aplicadas a la industria textil, como la máquina de hilar y la cardadora, potenciadas después con la aparición de la máquina de vapor.

Paradójicamente, algunas ideas que dieron lugar a grandes revoluciones tecnológicas de nuestro tiempo, como las computadoras, nacieron como rudimentarios bocetos en ambientes totalmente ajenos a los procesos matemáticos. Como ejemplo, una de las innovaciones llevadas a los telares, fue introducida en Francia en 1801 por Joseph Jacquard, y consistía en unas tarjetas con perforaciones a través de las cuales se ubicaban los hilos. Estas tarjetas perforadas sirvieron de inspiración al matemático Charles Babbage, que se basó en ellas para diseñar una máquina calculadora. Mucho más tarde, las tarjetas perforadas sirvieron para almacenar datos o instrucciones, aplicando las perforaciones en lugares determinados; después la ubicación de estos huecos podían ser leídos por un detector físico o fotoeléctrico. En la actualidad las tarjetas perforadas apenas se utilizan y han sido sustituidas por otros soportes, tales como discos, dispositivos magnéticos, tarjetas de memoria electrónica, etc.

1 2 3 4


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad