La revolución tecnológica en las comunicaciones y el mercado digital

Es un hecho, que ya no se puede hablar de marketing y comunicación sin tener muy presente el mundo digital. Es más, existe un mercado digital que ha evolucionado vertiginosamente, y obviar su existencia sería un grave error para cualquier empresa que pretenda prosperar en esta nueva revolución tecnológica.

Avanzamos hacia un cambio radical en nuestra forma de entender el comercio, las relaciones empresariales, la importación y exportación, las comunicaciones, la informática y el tratamiento de datos… Se estima que en menos de cuatro años se habrán conectado a Internet alrededor de cincuenta mil millones de dispositivos. Hablamos no sólo de nuestros ordenadores de sobremesa, nuestras tablets o los smartphones, hablamos de una gran variedad de dispositivos capaces de leer, analizar, decidir, y en definitiva interactuar inteligentemente en la distancia y con su entorno. Nuestros gustos y hábitos serán complacidos más fácilmente en este espacio tecnológico, y en el que cada vez más rápidamente abandonamos aquel temor inicial a un desconocido y extraño mundo cibernético.

Hemos aprendido a relacionarnos en las redes sociales, a crear estilos de comunicación y esparcimiento, y como no, a introducirnos en el marketing digital cada vez con más seguridad y garantías.

Las nuevas oportunidades de negocio en la Red para empresas de cualquier sector imaginable son incalculables. Pero, también los usuarios y clientes hallan en las nuevas tecnologías atractivas y novedosas formas para “salir de compras”, explorar y comparar en un mercado tan amplio como lo permite nuestro pequeño planeta, cada vez más cercano entre sus habitantes gracias a la gran telaraña mundial, e infinitamente grande en oportunidades.

Internet no sólo ha modificado drásticamente el concepto clásico de “información” y “comunicación”, ha creado en sí misma una nueva era, y si analizamos su desarrollo en la última década, podemos concernir que nos hallamos en el  momento primigenio de esa era, al comienzo de su evolución. La inmensidad de datos que se intercambian en la Red en un minuto, constituye un nuevo campo de aplicación con un potencial que desborda nuestra imaginación. Hablamos del Big data. Aunque nos parezca un término reciente, ya fue introducido a finales del siglo XX por John Mashey, en un artículo donde exponía la necesidad de contar con nuevas tecnologías y gran capacidad de almacenamiento para procesar ingentes cantidades de datos en un futuro próximo. Ese futuro al que se refería Mashey ya está aquí, y parece que ya disponemos de la tecnología adecuada para comenzar a dar tratamiento a esos datos. El sector del Big data será, por tanto, un demandante progresivo de tecnología y profesionales preparados para darle salida.

El mercado laboral es otro sector donde la tecnologías digitales tendrán un impacto notable. Trabajos tan comunes hoy en día como los administrativos e informáticos, ingeniería, tecnología y, sobre todo, el análisis de datos (tras la fuerte irrupción del citado Big data), serán ampliamente demandados. Aquí, las interacciones en las redes sociales jugarán un papel fundamental, y quien tenga la capacidad tecnológica para “entender” y aprovechar ese flujo inmenso de datos, tendrá la capacidad de moverse en los mercados digitales con grandes posibilidades de éxito.

Más información en el blog de neil patel

 

 

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: