Un ataque limitado y pendiente

EE.UU. no ha perdido su gusto por guerrear, pero lo malo es que, en su ambición de gobernar el mundo y su economía, nos arrastra a los demás a la guerra perpetua. Ahora se trata de Oriente Medio: concretamente quiere y desea comenzar una guerra con Siria. El ataque a Siria, si se pone en marcha, sería en contra de la opinión de los estadounidenses y sin el beneplácito de la Comunidad Internacional. Barack Obama defiende y proclama un “ataque limitado” contra la nación árabe, llevando la muerte…

Muy poco ha hecho hasta estos momentos la Comunidad Internacional en lo tocante a los crímenes de derecho internacional cometidos en Siria durante los más de dos años de guerra civil

Llevando la muerte, y esta vez sobre Siria, los norteamericanos -una vez más- tratan de lanzar cohetes tomahawk sobre objetivos militares -según dicen ellos-. La población siria se podría haber librado posiblemente de los gravísimos abusos que sufrió si hubiera intervenido la Corte Penal Internacional y ésta hubiese procedido a congelar los bienes del presidente Assad.

Poco o muy poco ha hecho hasta estos momentos la Comunidad Internacional, tocante a los crímenes de derecho internacional cometidos en Siria durante los más de dos años de guerra civil. Hemos de comprender que, sin intervención o con ella, Siria está en punto muerto… Más o menos donde se encontraba hace dos años.

Hemos de comprender que Oriente Medio se puede convertir nuevamente en un polvorín a punto de estallar, tras el golpe militar de Egipto y la intervención posible de Irán (a punto de fabricar armas nucleares).

La guerra civil en Siria sigue su curso normal: se matan hermanos contra hermanos, como ocurre siempre en la guerras civiles a las que ya estamos acostumbrados, muy a pesar nuestro… En nuestro caso particular, los suníes contra los chiíes que es, en cierto modo, la rivalidad entre Arabia Saudita e Irán. El conflicto de Egipto puede calificarse como de naturaleza política, no precisamente religiosa.

La rebelión contra El Asad, mírese como se mire, es legítima. El levantamiento del pueblo sirio tiene connotaciones muy similares a las del pueblo egipcio o tunecino. Sin embargo, la intervención militar limitada puede que no sea una verdadera salida para Siria. El Asad y sus huestes lograrían lo que están deseando: que finalicen las negociaciones con EE.UU. y Rusia. Podemos imaginar que el supuesto empleo de armas químicas por parte de Siria, podría ser una estratagema astuta buscada por El Asad. Un posible ataque aliado significaría un apoyo inmediato de Rusia, enviando armas para la muerte… En la próxima guerra -quizá me equivoque en mi pronóstico- saldrán beneficiados los grupos incontrolables de Al Qaeda. En un mundo complejo como en el que nos encontramos y en un Oriente Medio lleno de incertidumbres, nos conviene a todos que Irán funciones como un Estado, más nunca como un movimiento chií ambicioso y desestabilizador, que nunca respetaría los tratados internaciones, ni por todo el oro del mundo.

El supuesto empleo de armas químicas por parte de Siria podría ser una estratagema astuta buscada por El Asad, pues un posible ataque aliado significaría un apoyo inmediato de Rusia

Estados Unidos cuenta con sus aliados tradicionales: Arabia Saudí, Israel, Turquía, monarquías del golfo Pérsico y Francia. Los países nombrados tienen intereses distintos. Sabemos que Arabia Saudita no quiere saber nada de los hermanos musulmanes de Egipto. Israel, en cambio, opta por que se respete la estabilidad de la frontera del Sinaí. Tiene Israel otro punto pendiente de resolver: las negociaciones con Palestina.

Los presidentes de EEUU, Barack Obama, y Francia, François Hollande, y el primer ministro británico, David Cameron, decidieron, a última hora, unir sus esfuerzos a los de China y Rusia, al objeto de que Siria entregue su arsenal de armas químicas a la comunidad internacional. Esto va a ser harto difícil de conseguir. Hemos de comprender que nadie conoce cuántas armas químicas tiene Al Asad, entre las que se podrían encontrar el agente químico VX, gas sarín, gas mostaza, etc. Y sacarlas del país sería un gran problema.

Los militares van a la guerra en función de decisiones políticas acertadas o desacertadas, pero van.

“Contigo a la guerra no quiero ir no quiero ir contigo a la guerra no quiero ir, no quiero ir. Porque a la guerra se va a pelear, se come muy mal, se duerme en la tierra (…)” Esther Araque Comino, Contribución al Cancionero de Alcázar de Sanjuán, Año 2000 (Canciones de quintos y soldados)

Quizás esto deberían contestar los soldados americanos, quienes posiblemente, y en fechas próximas, serán enviados a luchar en tierras de Siria, pero no lo harán: son caballeros y militares.

Tanto las fuerzas gubernamentales como los grupos opositores radicalizados siguen multiplicando los crímenes de guerra cometidos en Siria

EE.UU. y Rusia están discutiendo en Suiza el plan de desarme sirio. Barack Obama dijo que “responder a un ataque químico es una obligación moral”. Supuestamente es cierto que tanto las fuerzas gubernamentales como los grupos opositores radicalizados por la infiltración de combatientes extranjeros, siguen multiplicando los crímenes de guerra en Siria -tales como violencia sexual-. Todo esto está corroborado por un informe elaborado por la Comisión de investigación de la ONU. Dicho informe también nos participa que “las fuerzas gubernamentales y progubernamentales siguen realizando amplios ataques entre la población civil: asesinatos, violencias, torturas y desapariciones forzadas, considerados todos ellos crímenes contra la humanidad”.

El Secretario General de la ONU (Organización de Naciones Unidas), Ban Ki-moon, ha manifestado que “las atrocidades cometidas en Siria, representan un fracaso colectivo de la Comunidad Internacional”.

También existe otro comunicado del presidente François Hollande, en el que declara que “su país seguirá movilizado para castigar la utilización de armamento químico por parte del régimen de Damasco y disuadirle de reincidir”.

Barack Obama, presidente de los Estados Unidos de América, ha dicho últimamente que “tenemos obligación moral de responder al ataque con armas químicas”. Está muy bien lo que manifiesta el señor Obama, en relación con “tenemos obligación moral de…”. Se olvidó de decir el bueno de Obama que, siendo EE.UU. el primer país productor de armas del mundo, necesita experimentar estas armas de la muerte sobre seres humanos.

La historia se repite para mal de muchos y bien de unos pocos privilegiados que comercian con el hambre y la miseria de la mayoría de los pobladores de la tierra. Es duro lo que digo, pero no por eso menos cierto.

“La historia se repite para mal de muchos y bien de unos pocos privilegiados que comercian con el hambre y la miseria de la mayoría de los pobladores de la tierra”

Porque, hoy por hoy, nos encontramos con que el hombre/mujer sigue siendo un fiera contra el hombre/mujer. Entiende uno que los animales matan para comer, para alimentarse y no morir de inanición. Y es que el hombre es una fiera contra el hombre, porque los animales matan para alimentarse, pero los seres humanos matamos y torturamos por el mero placer de torturar y matar, haciendo sufrir -con nuestros actos– a los más débiles, y les vemos llorar lágrimas que se vuelven hielo: lágrimas de invierno.

Quizá fue un error el comenzar la Guerra de Irak (costosa en medios económicos y, sobre todo, lo que es peor, en vidas humanas) y la Guerra de Afganistán; quizá fue un error el imbuir en nuestras mentes una política falsa del ‘miedo por el miedo’; quizá fue un error –cometido por nuestra parte– el seguir y practicar el sistema económico y político –ambos marchan al unívoco– representado por EE.UU.

Montesquieu, filósofo francés, nos dejó escrito en su libro ‘El Espíritu de las leyes‘ que “dos naciones que comercian mutuamente se tornan recíprocamente dependientes, pues una tiene interés en comprar, la otra tiene interés en vender, y de esta manera su misión se basa sobre sus necesidades mutuas”.

La Coruña (España), 11 de octubre de 2013

Mariano Cabrero Bárcena es escritor

Torre de Hércules :El faro que alumbra al mundo entero, desde la ciudad de La Coruña(España), y donde nadie es forastero…

callado

Escritor,poeta,ensayista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*