Hambre de vivir sienten los desahuciados

Los economistas no saben resolver los problemas económicos; los políticos hacen oídos sordos a las demandas sociales, cuando los desahuciados hacen guardia en el frio pavimento de las calles y en sus aceras. Estos últimos recuerdan sus viviendas habituales, donde malcomían todos los días del Señor-poco pan y poca leche-, y donde cualquier incomodidad era llevada como agua caída del cielo…

Leer más…