Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: La guerra es la salida cobarde a los problemas de la paz (Thomas Mann)

Plantas medicinales

SUSTANCIAS

Muy activas (tóxicos)


as sustancias activas (alcaloides y glucósidos) de determinadas plantas medicinales, son venenos muy violentos para el organismo humano por su toxicidad.

En realidad, no se puede precisar la línea de separación de una sustancia, en lo que se refiere a su definición como tóxica, ya que generalmente ese concepto tiene relación directa con la dosis administrada. De hecho, una planta que contiene sustancias muy activas, puede aplicarse en proporciones medicinales, convirtiéndose en un remedio muy beneficioso para el ser humano. Ejemplo de ello es la digitalina, alcaloide que se extrae de la digital; son muy estimadas sus propiedades cardiotónicas, pero en dosis excesivas es muy peligrosa; evidentemente la operación y terapéutica de estas plantas quedan reservadas al médico.

digital_mini1.jpg (6758 bytes)
La Digital es muy apreciada por sus propiedades cardiotónicas, pero las dosis altas son peligrosas

Las plantas venenosas mantienen una amplia distribución, independiente de todas aquellas especies que se producen a gran escala para la industria farmacéutica. Las silvestres ocupan bosques, campos, pantanos, regiones secas, parques, bordes de caminos, etc. Incluso muchas plantas ornamentales muy comunes, como la adelfa, laurel rosa, convalaria (lirio de los valles o hierba de San Juan), o el muérdago, son plantas venenosas.

Distribución de los compuestos venenosos

Los compuestos venenosos de una planta pueden estar distribuidos por toda ella, como la cicuta, o acumularse en unos lugares más que otros, como en el daphne (bayas), laurel de montaña (hojas) o tsuga (raíz); incluso la patata, la cual puede considerarse una planta tóxica si nos referimos a las flores y hojas jóvenes, no así los tubérculos que son totalmente inofensivos, además de un alimento de primer orden.

La edad influye en el nivel de toxicidad de la planta, de tal forma que con la madurez se incrementa su nocividad; aunque existen excepciones justamente al contrario, como el cadillo, que en su fase juvenil es muy tóxica para convertirse en inocua conforme madura.

Algunas especies muy activas

cicuta_mini.jpg (6967 bytes)
Cicuta

helecho_comun.jpg (14613 bytes)
Helecho común

convalaria.jpg (9152 bytes)
Convalaria

Reacción en el organismo

No es preciso ingerir una sustancia muy activa para que genere una reacción en el organismo; determinados principios activos provocan irritación de la piel, como la ortiga, mientras que otros, como la hiedra venenosa, desencadenan una reacción alérgica. Sin embargo, la mayoría de los venenos vegetales sí deben penetrar en el organismo para que actuar; generalmente ésta se produce por ingestión.

Las cantidades a ingerir para que se produzca una intoxicación no es lineal en todas las plantas; en general en una persona adulta podrían bastar 50 o 60 gramos, sin embargo en determinadas plantas basta una décima parte para ser mortal; una o dos semillas de ricino es suficiente para provocar la muerte de un niño.

Cuando se ha producido la ingestión de una planta tóxica (ejemplo de la euforbia o la diefembaquia), ésta suele actuar inmediatamente sobre el aparato digestivo, provocando vómitos, dolores abdominales agudos, e incluso hemorragias internas; si entra en el riego sanguíneo pasa primero al hígado, pudiendo sufrir lesiones graves. En el caso de los oxalatos, como los del ruibarbo, provocan cristalización y desgarros en los túbulos del riñón.

Las plantas cuyas sustancias son alcaloides pueden producir peligrosas reacciones en el sistema nervioso; ejemplo de ello es la cicuta, que produce parálisis; o el estramonio, que provoca alucinaciones.

Otras sustancias tóxicas tienen efecto directo sobre las células del organismo impidiendo que absorban oxígeno; como el cianuro, un glucósido vegetal que se libera por ejemplo del laurel cerezo; asimismo, los nitratos de determinadas plantas en concentración excesiva impiden el trasporte del oxígeno a las células cuando se combinan con la hemoglobina.

Existen otras muchas curiosidades sobre las reacciones a las plantas tóxicas. Algunas de ellas son realmente alarmantes, aunque específicas y por tanto poco generalizadas; como las provocadas por el helecho común, que destruye la médula ósea, donde se generan las células hemáticas. Otra planta, el hipérico, contiene un veneno que al ser ingerido por un animal, reacciona con la luz solar produciendo lesiones y quemaduras graves sobre la piel expuesta.


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad