Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: Es preferible la soberanía de la ley a la de uno de los ciudadanos (Aristóteles)

Plantas medicinales

ESPECIES Y PROPIEDADES         

Carlina angélica (Carlina acaulis)


SINONIMIA: Castellano: Cardo pinto, Cardo de San Pelegrín; Catalán: Carlina, Cardiguera, Carrinclera, Carnumquera, Cardigassa, Card de cadernera; Gallego: Carlina; Vascuence: Eguzki-lore luze; Francés: Carline, Artichaut sauvage; Inglés: Carline.
FAMILIA: Compuestas
ORIGEN Y DISTRIBUCIÓN: Prados abiertos, cálidos y pedregosos de alta montaña; común en Europa Central. En peligro de extinción, por esta razón se encuentra protegida en algunos países de Europa.
USOS TERAPÉUTICOS: Diaforético, febrífugo, diurético, aperitivo estomacal, trastornos digestivos, antiparasitario, laxante; lavativas para afecciones cutáneas.
PARTE UTILIZADA: Raíz (radix carlinae).

Descripción

lanta perenne de tallo rígido y reducido de hasta unos 20 cm. de altura. Casi a ras, pegada al suelo, brota una roseta de hojas recortadas y espinosas, y brácteas anchas y carnosas, de gran parecido a las del cardo. La cabeza floral se encuentra en el centro de la roseta.

Los frutos son aquenios. Tiene la característica de que no se marchita, manteniendo siempre su belleza y frescura. En algunos países meridionales se consume el receptáculo carnoso como verdura.

Una curiosidad de esta planta es que puede ser utilizada como higrómetro para la predicción del tiempo, aunque muy rústicamente, ya que el disco blanco-plateado de unos 12 cm. que posee alrededor de la cabezuela solo se abre cuando brilla el Sol. La excesiva recogida de esta planta la ha llegado a poner en peligro de extinción. Crece en laderas soleadas, barbechos y praderas pedregosas de montaña.

Carlina angélica (Carlina acaulis)

Recolección

Se recolecta la raíz, limpiándola con cuidado y retirando las partes verdes. Se deja secar a temperaturas de unos 35º C. y se almacena posteriormente en bolsas herméticas.

Aplicaciones y propiedades

El nombre genérico Carlina tiene su origen en una leyenda relacionada con Carlomagno, según la cual unos ángeles (de ahí angélica) mostraron al emperador las virtudes milagrosas de esta planta cuando su ejército estaba siendo diezmado por la peste. Se le ha dado desde antiguo aplicaciones en erupciones dérmicas, contra la peste, febrífugas y contra los parásitos intestinales.

Según cuenta Leclerc, en 1918 en Francia y también en la España del otro lado de los Pirineos, se desató una virulenta epidemia de gripe que pudo ser atajada gracias a la ingesta diaria de extracto de carlina.

Los principios activos de esta planta contienen 50% de inulina, aceites esenciales y jugos amargos. Es diurética, estomacal y diaforética. También se utiliza en lavativas para afecciones cutáneas. Tiene propiedades aperitivas y aplicaciones culinarias en algunos países. También se ha descubierto en esta planta una sustancia antibiótica, el carlinóxido, que es objeto de investigación.

La dosificación de los preparados a base de carlina es crítica, si no se observan adecuadamente las cantidades puede dar lugar a vómitos y diarreas de consideración.

Remedios

Infusión de carlina angélica para uso interno, estomacal y diurético

Para las aplicaciones internas ya descritas, preparar una infusión con raíz de carlina en una proporción de entre el 2 y 5%. Dejar reposar 20 minutos y tomar 3 tazas al día.

Precaución: respetar las dosis para evitar sufrir los ya citados vómitos y diarreas intensas.

Decocción de carlina angélica para uso tópico

Para su aplicación tópica en eczemas, micosis y otras afecciones dérmicas, se puede hacer un preparado hirviendo raíces de carlina en vino o vinagre diluido, y utilizando el líquido como lavativa sobre las partes afectadas.


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad