Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: Nadie se queja de tener lo que no se merece (Jane Austen)

Jardinería

CONOCIMIENTOS BÁSICOS

Pequeños jardines de  interior - 2ª parte


1 2 3

Jardines en urnas

on el antecedente inmediato de las frascas y recipientes de vidrio. En principio, se llamaron urnas de Ward porque un médico inglés de ese nombre fue el primero en cultivar, durante el siglo XIX, plantas delicadas en estos pequeños "invernaderos".

Son, en realidad, acuarios, campanas de vidrio, bastidores acristalados u otros recipientes construidos de modo que la humedad quede lo más estanca posible, previendo la colocación de tapas y bandejas para que el exceso de agua no perjudique a los muebles donde se colocan.

Para su plantación y mantenimiento se siguen los mismos principios que para los jardines en botellas. Las especies que pueden cultivarse son, básicamente, las mismas, además de todas aquellas plantas delicadas y exigentes que requieran condiciones muy estrictas de humedad.

Ilustración de un pequeño jardín en una urna
Ilustración de un pequeño jardín en una urna

Jardines en bandejas

Se trata de pequeñas composiciones que pueden incluso contar con una conífera enana como motivo principal. El recipiente puede ser una bandeja o cualquier otro contenedor (cuenco, palangana, terrina) de poco fondo. Ha de tener en cuenta que, si tienen agujeros de drenaje, mancharán la superficie sobre la cual reposen. En ese caso, colocar una segunda bandeja para recoger el agua sobrante y vaciarla con frecuencia o, simplemente, utilizar un recipiente impermeable sin agujeros.

Pueden hacerse jardines muy atractivos a base de crasas, cactáceas, musgos, coníferas, alguna herbácea como las cintas (Chlorophytum), tradescantias y ciertos helechos; bulbosas como narcisos, crocos y ciclaminos; finalmente, ciertas plantas de flor ofrecen muchas posibilidades: saxífragas, cestillos de oro (Alyssum saxatile), lewisias, saponarias; arabis, erinus, siemprevivas y acederillas (Oxalis). Estas últimas especies requerirán algo más de luz, naturalmente, así como las crasas y cactáceas.

Es indispensable componer los jardines pensando en las necesidades comunes de las plantas. Cuanto más afines sean en el tipo de suelo, iluminación y riegos, más fácil será su cultivo. Por bonita que sea la combinación de un helecho y una echeveria, por ejemplo, si se regara todo lo que el primero exige, se pudriría la segunda con absoluta seguridad.

Colocar en el fondo una capa de gravilla y rellenar con la tierra adecuada a las especies. Estos centros no son, como los anteriores, mundos cerrados, así que requieren más atención en el riego, en el ambiente y en la temperatura.

Pueden añadirse, para completar el pequeño paisaje que constituyen, guijarros de forma bonita, algo de arena o musgo, etc. Es importante pensar desde qué lado se van a mirar y planear la colocación de las plantas en consecuencia, atendiendo a su altura y porte.

Jardines colgantes

Son ideales para viviendas de techos muy altos, huecos de escalera bien iluminados, apartamentos reducidos donde el espacio nunca sobra, etc. Pueden realizarse en cestos (provistos de un platillo para impedir el goteo) o en recipientes con varios orificios por donde asoman las plantas.

Debido el pequeño tamaño de los contenedores, la tierra será escasa. Por tanto, para plantas de interior, se utilizará una mezcla de turba y mantillo de hojas. Para las plantas de exterior que se sitúen colgadas en terrazas o balcones, la mezcla será rica. En ambos casos, no hay que descuidar los abonados periódicos.

1 2 3


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad