Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar (Ernest Hemingway)

Geografía

PAÍSES

Grecia - 1ª parte


1 2 3 4 5 6 7

Geografía física

recia es un Estado europeo del Mediterráneo oriental, situado en el extremo meridional de la península de los Balcanes. Limita con Bulgaria y Yugoslavia al N, Turquía y el mar Egeo al E, el mar Mediterráneo al S, el mar Jónico al O y Albania al NO. La capital es Atenas.

Grecia es un país con un relieve formado por numerosos macizos y sistemas montañosos (el 80 % de su superficie), que encierran pequeñas cuencas interiores o abiertas al mar. Casi la mitad del territorio supera los 500 m de altitud; las montañas no llegan a alcanzar los 3 000 m (la máxima altitud del país, el monte Olimpo, tiene 2 918 m). La costa, muy recortada y con numerosos golfos y penínsulas, se prolonga a lo largo de islas que constituyen la prolongación de los antiguos sistemas costeros, parcialmente sumergidos en el mar. Estructuralmente, el relieve se organiza a partir de la cadena del Pindo, continuación de las montañas balcánicas, y ocupa el extremo NE del territorio. Recorre el país de NO a SE, dividiéndolo en dos áreas climáticas y económicas diferenciadas; de él parten algunas estribaciones, como el macizo del monte Aeta, que se alarga también en dirección SE, por los montes Parnaso, Kizerón y Helicón. Hacia el E parten del Pindo dos cadenas que encierran entre sí la cuenca de Tesalia, y en la más septentrional se halla el más famoso de los montes griegos, el Olimpo. Grecia puede dividirse en cuatro grandes regiones: la Grecia Septentrional, la Grecia Central, la Meridional y la Insular.

 

Las regiones del Epiro, Tesalia, Macedonia y Tracia forman la Grecia Septentrional. En la costa del mar Jónico, el Epiro es una región accidentada por el Pindo, con altitudes superiores a 2 000 m. Hacia el E se halla la cuenca de Tesalia, una antigua cubeta lacustre rodeada por las mayores altitudes del país (montes Olimpo, Ossa y Pelion), que cierran la salida del mar Egeo; estas montañas litorales constituyen los restos de un antiguo macizo sumergido en el mar que se prolonga hacia Macedonia y Tracia, en dirección NE, formando un conjunto de montañas y depresiones que dan lugar a una costa baja, interrumpida por la península calcídica. Es en esta región donde se encuentra la mayor llanura de Grecia, que ocupa desde el sector oriental del Pindo hasta las sierras orientales. Macedonia se extiende al O del río Nestos hasta las montañas del Pindo; constituye una región de relieve muy fragmentado, con numerosas cuencas formadas por materiales metamórficos que, frecuentemente, cuentan con la presencia de profundos lagos. Al E de Macedonia, entre los valles del Nestos y del Hebros, se extiende la región de Tracia, que constituye el extremo NE del país; se halla formada por una llanura litoral limitada por el macizo del Ródope en su parte meridional.

Al S de la línea que une los golfos de Ambrakikós y Volos está localizada la Grecia Central, formada por las regiones de Etolia y Beocia. Participa también de las mismas características de relieve del resto del país (macizos, sierras, cuencas interiores y pequeñas llanuras), aunque la cadena del Pindo adquiere una nueva orientación de O a E y va perdiendo altura a medida que se aproxima al mar; el monte Parnaso (2 457 m) constituye la última elevación importante. La península del Peloponeso, separada del continente por el canal de Corinto, forma la Grecia Meridional, aunque morfológica y geológicamente constituye una prolongación del relieve de la geografía física de la Grecia Central. Las montañas del Peloponeso, entre las que destacan el Parnon y el Taíget, se ramifican hacia el S para formar tres penínsulas meridionales, sobre las que se abren los golfos de Mesina, Laconia y Argolikós.

La Grecia Insular, que ocupa 1/6 del territorio, se halla formada por las Islas Jónicas (Corfú, Cefalonia, Zante, Leucade, Paxos e Ítaca), y las del mar Egeo (las Espóradas, Creta y Cícladas). Las primeras constituyen las últimas estribaciones de las cadenas dináricas que se hallan sumergidas en el mar. El segundo grupo son los restos de las sierras costeras que unían la península balcánica con el Asia Menor y que fueron sumergidas por el hundimiento del continente Egeo. El litoral griego, tanto en las islas como en el continente, se caracteriza por un relieve notablemente recortado, con numerosos golfos y penínsulas estrechas y alargadas que caen sobre el mar formando promontorios. El clima presenta unas características típicamente mediterráneas, aunque con algunas variaciones regionales condicionadas por el relieve, la latitud y la presencia del mar, que coinciden con la división en sus cuatro grandes regiones fisiográficas. La Grecia Septentrional, con inviernos más fríos y precipitaciones más abundantes, presenta un clima más cercano al de la Europa continental, al contrario que las regiones centrales y meridionales (Grecia Central, el Peloponeso y las islas), con características típicamente mediterráneas.

En general, el país presenta unos veranos sensiblemente secos y una corta estación lluviosa en invierno. Las temperaturas medias son relativamente elevadas en verano (entre los 25ºC y los 28ºC), y suaves durante la estación invernal (entre los 4ºC y los 10ºC). Las precipitaciones son, en general, escasas (alrededor de 500 mm); la región más lluviosa se encuentra en la parte occidental, principalmente en el sector montañoso, que con frecuencia supera los 1 000 mm de media anual. Las variedades climáticas regionales y la diversidad del relieve producen dos grandes dominios de vegetación. La influencia continental al N y en las regiones montañosas da lugar a la aparición de plantas de tipo centroeuropeo, con bosques mixtos de árboles de hoja caduca y perenne, entre los que destacan robles, castaños y pinos negros en las zonas de mayor altitud (sobre todo en el monte Olimpo). Las regiones central y meridional, por otro lado, presentan una vegetación típicamente mediterránea. Los maquis, matorrales propiamente mediterráneos, se hallan especialmente desarrollados en la península del Peloponeso. En las tierras bajas abundan los árboles de hoja perenne y diversos grupos de plantas herbáceas.

En cuanto a las llanuras costeras, la vegetación típica es el olivo, el matorral y, sobre todo, el pino blanco, del que se extrae la resina. Sin embargo, ya en la antigüedad se inició una progresiva deforestación para la producción de barcos y combustible, hecho que ha provocado que Grecia haya perdido casi la totalidad de sus antiguos bosques. En la actualidad, los ecosistemas de las islas y de gran parte del territorio continental han quedado devastados por los rebaños de cabras y ovejas y por la tala de árboles para obtener madera para la construcción; únicamente existen bosques en un 20 % del territorio del país, e incluso éstos se ven amenazados por el peligro de los incendios forestales. El período estival extremadamente seco y las débiles precipitaciones determinan la existencia de una red hidrográfica de escasa importancia, con el dominio de ríos cortos y torrenciales en todo el territorio, excepto en la parte septentrional, donde las precipitaciones son más abundantes.

Los ríos más importantes proceden de la ex-Yugoslavia y de Bulgaria (Nestor, Hebros, Struma y Axiós). Constituyen cursos fluviales que presentan claras limitaciones para la irrigación y para la navegación; el más destacable como vía de comunicación es el Axiós. No obstante, estos ríos atraviesan solamente la parte NE del país (Tracia, Macedonia y el N de la costa egea). El resto del territorio está drenado por numerosos ríos de corto recorrido y de escasa importancia; entre ellos destacan el Aliákmon, el Piniós y el Eurotas en la península del Peloponeso.

1 2 3 4 5 6 7


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad