Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: Todos los hombres son aptos para perpetuar la especie; la naturaleza forma y escoge aquellos que son dignos de perpetuar la idea (José María Vargas Vila)

Cosmos

MATERIAS CÓSMICAS Y ESTELARES

Otras materias cósmicas - 3ª parte


1 2 3

Los cuerpos ultradensos (continuación)

Quásares

os guásares (quasi-stellar-radio source o fuente de radio cuasi-estelar) son, en virtud de la mayoría de astrofísicos, núcleos galácticos muy lejanos que emiten una gran cantidad de energía, producto de algún tipo de fenómeno explosivo, y relacionados con la recesión de las galaxias. Los quásares son mas pequeños que una galaxia normal (en una relación del orden del millón), sin embargo parecen irradiar con una luz de cientos de galaxias, algunas son tan brillantes como mil supernovas explotando a la vez.

Los quásares parecen objetos estelares pero con un gran desplazamiento hacia el rojo, indicio éste de que se encuentran a distancias inmensas y que se alejan de nuestra galaxia a velocidades muy altas (por encima del 90% de la velocidad de la luz). Su luz ha tardado en llegar a nuestro planeta cientos de miles de años; identifican por tanto a objetos del pasado remoto, y son indicativos de que nuestro Universo fue muy distinto durante su constitución a como lo conocemos en la actualidad. Se ha estimado que los quásares pueden ser galaxias activas, las cuales podrían contener en sus núcleos enormes agujeros negros.


Fuente: NASA

En un principio se creyó que, debido a su potente radiación y variación rápida, los quásares eran objetos cercanos que emitían débiles señales, en vez de objetos muy potentes pero muy alejados. La información que se ha ido obteniendo sobre los quásares y su estudio parecen evidenciar esta última interpretación cosmológica, la de los desplazamientos hacia el rojo (objetos muy lejanos). Definitivamente, es probable que los quásares, radiogalaxias y otros objetos brillantes como los denominados objetos BL Lacertae, estén directamente relacionados entre sí.

Los efectos de la explosión de un quasar son de magnitud intergaláctico. Tras las explicaciones propuestas sobre el origen de los quásares, Carl Sagan expone en su obra Cosmos un razonamiento comprensible de esos efectos:

"Al considerar los quásares nos enfrentamos con profundos misterios. Sea cual fuere la causa de una explosión de quasar, algo parece claro: un acontecimiento tan violento ha de provocar estragos increíbles. En cada explosión de quasar pueden quedar totalmente destruidos millones de mundos, algunos con vida y con inteligencia para comprender lo que está sucediendo. El estudio de las galaxias revela un orden y una belleza universales. También nos muestra una violencia caótica a una escala hasta ahora insospechada. Es notable que vivamos en un universo que permite la vida. También es notable que vivamos en un universo que destruye galaxias, estrellas y mundos. El universo no parece ni benigno ni hostil, simplemente indiferente a las preocupaciones de seres tan insignificantes como nosotros."

La materia interestelar, materia oscura...

La materia interestelar es un espacio no vacío existente entre las estrellas. En ese espacio existen agrupaciones de gases y polvo fino, que se mantienen unidos gracias a sus interacciones mutuas. Si nos referimos a su distribución en el espacio, es más adecuado definir las materias interestelares como materias cósmicas, y denominarlas según la región que ocupan. Así, llamaríamos materia intergaláctica, a la materia interestelar que está presente en el espacio intergaláctico (entre las galaxias); materia interplanetaria a la distribuida de forma irregular por el espacio interplanetario (entre los planetas); y materia oscura a la materia hipotética no observable, y que se intuye su existencia por determinados efectos dinámicos ejercidos sobre galaxias y cúmulos de galaxias, y que no podrían manifestarse sin estimar alguna interferencia de este tipo.


La materia oscura no es observable, y se intuye su existencia entre las galaxias por determinados efectos dinámicos que se ejercen en ellas

La mayor parte de las materias cósmicas no son visibles; para su detección se recurre al estudio de sus emisiones electromagnéticas, o los efectos gravitatorios que producen sobre otros cuerpos. De hecho, un enigma de la cosmología es que el Universo contiene aparentemente menos cantidad de masa de la que teóricamente debería contener; es pues muy probable que esa materia esté presente en el Universo en forma de materia oscura no observable. En algunas regiones estelares la materia cósmica puede visualizarse gracias a su relativa densidad, ejemplo de la Vía Láctea, donde además de materia oscura existen otras en forma de nubes que reflejan la luz estelar, o que son iluminadas por la luz ultravioleta de las estrellas próximas; véase el artículo sobre las nebulosas.

La materia cósmicas corresponden en gran parte a materia primordial despedida durante la era primigenia del Universo. Una parte de ella es también producto de las explosiones de novas y supernovas. El componente más abundante de las materias cósmicas es el hidrógeno, aunque también contienen oxígeno, carbono, nitrógeno, agua, amoníaco, alcoholes, derivados orgánicos, junto con otras moléculas simples.

1 2 3


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad