Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo (Voltaire)

Botánica

ORGANOGRAFÍA

La reproducción - 1ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8

Introducción

or medio de la reproducción se consigue la perpetuación de las características biológicas de las plantas, transmitiéndolas a la descendencia. Los vegetales producen tipos especiales de células que son capaces de crecer independientemente (esporas), o fusionarse con otras (gametos), originando un individuo adulto.

En ocasiones, los  vegetales son capaces de reproducirse de forma asexual por simple fragmentación, como es el caso de las talófitas, o como ocurre en gran cantidad de plantas superiores. Muchos vegetales unicelulares se reproducen por bipartición de la célula madre en dos células; por división múltiple o por gemación, produciendo en todos los casos células que son exactamente iguales entre sí y la célula progenitora. Por medio de mitosis de las esporas, la mayoría de las algas y algunos hongos son capaces de originar nuevos individuos.

Básicamente nos centraremos en la reproducción de las espermatófitas (angiospermas y gimnospermas), por ser plantas superiores que poseen estructuras muy especializadas. Veremos tanto la reproducción sexual como asexual.

Reproducción asexual de las angiospermas

En las angiospermas, y en general en todas las cormofitas, se da una reproducción asexual o vegetativa, donde las plantas hijas son idénticas a la madre, al no existir intercambio de material genético.

Las principales modalidades de reproducción asexual son por:

  • Propágulos
  • Estolones
  • Rizomas
  • Tubérculos
  • División del tallo.
En este tipo de reproducción se consume menos energía que la sexual.

Los propágulos son plántulas que son capaces de independizarse produciendo plantas adultas tras su enraizamiento; en los briofitos se forman pequeñas plantas hijas con los restos de meristemos activos del borde de las hojas, éstos al caer al suelo logran convertirse en plantas independientes; el ajo de viña, por ejemplo, produce pequeños bulbos que enraízan rápidamente al contactar con la tierra.

Los estolones consisten en tallos que se encuentran a ras del suelo, o escasamente subterráneos, que proceden de un brote lateral del tallo principal; estas yemas forman tallos aéreos y raíces adventicias, que pueden ser seccionadas o fragmentadas del estolón para convertirse en nuevas plantas. Un ejemplo de este tipo de reproducción lo observamos en la fresa.

Los rizomas consisten en tallos subterráneos que crecen paralelos a la superficie, en cada nudo que forman emiten tallos aéreos y raíces adventicias; las partes más jóvenes progresan extendiéndose a través del sustrato, mientras que las más viejas van muriendo. En general, cada tallo que producen los rizomas puede ser separado de los demás como una planta individual.  Un ejemplo de este tipo de reproducción lo podemos observar en los juncos, los lirios o determinadas herbáceas como la gramma.

Los tubérculos o bulbos poseen yemas que actúan en la reproducción vegetativa, formando plantas adultas.

Corte de un bulbo mostrando la yema
Corte de un bulbo mostrando la yema

La reproducción por división del tallo o propagación vegetativa, consiste en la partición de secciones del tallo que una vez enterradas consiguen enraizar. Se trata de un fenómeno muy extendido entre las plantas vasculares.

Reproducción por división de tallo
Reproducción por división de tallo

1 2 3 4 5 6 7 8


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad