ESPELEOLOGÍA EN RUMANIA

Posiblemente sea uno de los países con más cuevas investigadas, cartografiadas y visitables de todo el continente europeo. Una vez más estas bellezas subterráneas llegan a los signos postales rumanos y tienen para muchos sellos más. Si pretendieran dedicarle un efecto a cada caverna tienen documentadas nada menos que 12.000 cavernas y ese éxito por la especialidad e investigación espeleológica se le debe a Emil Racovitza, fundador del Primer Instituto de Espeleología del mundo en 1920. Veamos las que hoy se han convertido en sellos de correos.

Las cuevas gozan en Rumania de una alta protección por parte de la legislación nacional de acuerdo con la importancia y la peculiaridad de cada una. Las leyes de 2001 y 2006 tratan de preservar los fabulosos tesoros subterráneos para las futuras generaciones, consideradas patrimonio de incalculable valor que genera recursos turísticos para las zonas aledañas que, en muchos casos, complementan la economía local en zonas que a veces es difícil generar dinámicas económicas viables.

URSILOR (Cueva del Oso o Ursus spelaeus, especie que vivió en el pleistoceno y desapareció con la glaciación de Würm, tenía más de mil kilos de peso y casi cuatro metros de altura. En 1983 se descubrieron 140 esqueletos de estos gigantescos plantígrados). Valor facial 0,30 Lei, situada en Chiscau (Condado de Bihor), a una altura de 482 metros en las Montañas de Apuseni, fue descubierta en 1975 por Curta Traian, trabajador de las canteras. Su nombre deriva de los numerosos fósiles que fueron depositándose a lo largo de 15.000 años.
En septiembre de 1975 un grupo de espeleólogos aficionados encuadrados en el SPEODAVA se adentraron por primera vez y cinco años más tarde estaba integrada en la red de lugares subterráneos visitables, completamente electrificada el 14 de julio de 1980. La cueva tiene tres galerías principales: Bones, Emil Racovitza y Light; a ellas se le añaden cuatro grandes cámaras: Candles, Soda-Straw, Emil Racovitza y Bones.

No es de las más grandes de las cavernas filatelizadas en esta oportunidad: 1500 metros, de los que un tercio están reservados para la labor investigadora de los científicos que continúan extrayendo e inventariando los restos allí conservados. Actualmente atrae a más de 200.000 personas cada temporada que recorren, embelesados, los poco más de mil metros accesibles al público, suficientes para atraparlos por la belleza de sus impresionantes estalactitas y estalagmitas.

CLOSANI (0,50 Lei) se localiza en las Montañas Mehedinti a 440 metros de altitud, tienen 11000 metros de longitud distribuidos en dos galerías, la de los Laboratorios y la Matei Ghica en donde se ha montado un museo natural sobre el mundo de las cavernas. En ella se han descubierto unas 70 especies de animales terrestres y acuáticos, han escogido esta cavidad algunas familias de murciélagos, especie protegida que tiene aquí su hábitat natural.

MUIERILOR (Cueva de la mujer, 0,60 Lei) gruta del período mesozoico, se localiza en Baia de Fier (Condado de Gora) parte sudeste de los Cárpatos, en las Montañas Paring, en las estrechas gargantas del río Galbenul (Oltenia). Varias de sus formaciones son altamente apreciadas por el público: Orga Mare, Turcul, Mireasa. La más baja de sus cuatro galerías es la más rica en restos fósiles de plantígrados y carnívoros del período cuaternario, se han hallado mandíbulas del hombre de Neandertal que poblaron la región hace 35000 años y fue la primera cavidad que conoció la electrificación en Rumania en 1957.

El nombre se le dio porque mujeres y niños encontraron refugio durante el período de opresión turca. Entre los numerosos restos fósiles se halló la cabeza de una mujer. Se tienen cartografiados poco más de 3,5 kilómetros de los que apenas son visitables 600 metros. En la cúpula de la cámara denominada Little Dome encontramos una colonia de murciélagos, merece la pena visitar la zona del cementerio prehistórico donde se han encontrado numerosos fósiles de hienas, leones, gatos salvajes, lobos, osos, etc.

MEZIAD (3 Lei), tiene unos 5000 metros de longitud, se localiza en el pueblo homónimo en el Valle de Meziadului (Padurea Craiului) a una quincena de kilómetros del núcleo de Beius a 300 metros de altitud. La cavidad tiene dos niveles que se comunican entre sí. Se han encontrado fósiles de diferentes carnívoros y restos humanos procedentes del período paleolítico y neolítico, es una de las cuevas preferidas por los murciélagos de la región que tienen aquí uno de sus lugares preferidos para la hibernación, está considerada reserva espeleológica de acceso restringido al público.

VANTULUI (Cueva del Viento, facial de 3,10 Lei), la encontramos en el condado de Bihor (Comuna Suncuius) zona eminentemente minera en las Montañas de Padurea Craiului; descubierta el 7 de abril de 1957 por el minero retirado Dumitru Budea, éste se la mostró a uno de tantos aficionados a la espeleología Bela Bagameri, conocido como el padre de la especialidad en Transilvania; con él realizó la primera exploración de unos 600 metros. Después regresarían con los aparejos adecuados y comenzarían las sistemáticas exploraciones que ya han cumplido medio siglo y continúan dando sorpresas. Se estima que su longitud total podría superar los 70 kilómetros. Todo un tesoro para los amantes de la vida subterránea, por ahora no es accesible al público y su nombre le viene dado debido a la corriente de viento que la recorre, sobre todo en su entrada, es la más grande de Rumania hasta el momento, ostenta el récord en todo el sudeste de Europa y por ahora tiene 50 kilómetros de galerías debidamente identificados, su Gran Meander Racovitza es la zona más representativa de una de las más grandes bellezas de este país, encontramos gran cantidad de formaciones de aragonita.

SURA MARE (8,70 Lei), se localiza en la Montaña de Fruntea Mare-Sebesului, en el Parque Natural de Cliclovina, cerca de la Comuna de Ohaba Ponor (Condado de Hunedoara) a 460 metros de altura. Tiene una entrada de 45 metros de alto y un arco de diez. Sus galerías alcanzan los 8000 metros y están conectadas con las aguas del Río Ohaba que ha creado cataratas y saltos de agua subterráneos de impresionante belleza, en algunos casos con más de sesenta metros de caída y en algunas zonas de su recorrido crean impresionantes lagos subterráneos.

Las primeras exploraciones espeleológicas arrancan en 1929 cuando dos paisanos se introdujeron en sus grutas por primera vez. La primera cartografía la levantaron los espeleólogos Dumitrescu, Orghidan y Tanasachi en 1954 y se completa en 1984 por encargo del Instituto Geológico Rumano que evaluó la explotación del guano acumulada en su suelo. Junto a otras expediciones de diferentes países se midieron y exploraron 11.123 metros con un desnivel de 425.

En su interior habita la más grande de las colonias de murciélagos del continente europeo: en algunos de los históricos censos se habían contabilizado más de 100.000 individuos. Es el lugar más importante, a nivel continental, para las especies Pipistrellus pipistrellus y Pipistrellus pygmaeus.  No debemos olvidar que hay otras especies cuyas colonias varían en número de ejemplares, desde unas centenas hasta los 4000 individuos, se han censado Rhinolophus ferrumequinum, Miniopterus schreibersii, Myotis myotis, Myotis oxygnathus, Barbastella barbastellus, Nyctalus noctula, etc.

Hoy el mayor peligro para estos mamíferos voladores es el turismo. Difícil de congeniar el lucro con la conservación. Son un reclamo para aficionados y curiosos que tienen aquí una de las más bellas formaciones cársticas de la región el único inconveniente es su gran humedad y las bajas temperaturas en torno a los diez grados, sin duda influenciadas por el curso de agua subterránea que desemboca en el río Ohaba que aflora en el Valle de Ponor.

La emisión fue puesta en circulación el 17 de febrero de 2011, la impresión se realizó en offset a cuatro colores sobre papel de origen británico en dos tipos de hojas minipliego: 8+1 Viñeta central sin valor postal con una vista de la respectiva cueva que complementa la vista y de doce ejemplares. El diseño fue obra de Alec Bartos (sellos, matasellos, sobre de primer día, etc.) y la tirada total fue de 144.480 efectos (4440 hojitas de 8+1 y 11400 hojitas de 12). Se confeccionaron 300 sobres de primer día, otras tantas tarjetas máximas (para nosotros, por mucho que los servicios postales lo digan no dejan de ser tarjetas de primer día puesto que no cumplen con la fórmula de una tarjeta máxima y no pueden colocarse junto a estas) y 230 documentos filatélicos oficiales.

Los tres faciales más bajos se imprimieron en formato vertical y los tres restantes en horizontal, aunque el tamaño no difiere que es de 33×48 o 48×33 mm. Si algo más tenemos que señalar sobre esta emisión es la poca originalidad del matasellos de primer día, algo que no dejó de sorprendernos por cuanto Rumania venía siendo una administración postal con una marcofilia preciosa y en donde las piezas sobre espeleología brillan con luz propia en la temática correspondiente. ¿Por qué ese “complemento” se descuidó su resultado final? ¡Saber! Dirían nuestros amigos ticos.

Los interesados en la temática pueden visitar un artículo que dedicamos a Emil Racovitza en el enlace www.natureduca.com/ant_filat_racovitza.php donde recreamos la vida de un personaje singular e imprescindible, no sólo en el mundo de la oscuridad, sino en el de viajes y temas antárticos, incluso podríamos encuadrarlo en la temática hispánica porque también visitó las cavidades de las islas Baleares y en Palma de Mallorca tiene erigido un monumento muy próximo a la zona portuaria tocando una de las murallas de la parte histórica.

www.romfilatelia.ro
www.csacluj.tripod.com
www.ici.ro
www.mountainstamp.com
www.parcapuseni.ro   office@romfilatelia.ro

 JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@yahoo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pregunta de seguridad: Cuánto es 5 + 1







  •