Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: La muerte no os concierne ni vivo ni muerto: vivo, porque sois, muerto porque ya no sois (Michel de Montaigne)

Anatomía humana

NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

La energía - 1ª parte

Fuente: "Manual de nutrición" (Ángeles Carbajal)


1 2

Introducción

a energía es la capacidad para realizar trabajo. El hombre, para vivir, para llevar a cabo todas sus funciones, necesita un aporte continuo de energía: para el funcionamiento del corazón, del sistema nervioso, para realizar el trabajo muscular, para desarrollar una actividad física, para los procesos biosintéticos relacionados con el crecimiento, reproducción y reparación de tejidos y también para mantener la temperatura corporal. Esta energía es suministrada al organismo por los alimentos que comemos y se obtiene de la oxidación de hidratos de carbono, grasas y proteínas.

Se denomina valor energético o calórico de un alimento a la cantidad de energía que se produce cuando es totalmente oxidado o metabolizado para producir dióxido de carbono y agua (y también urea en el caso de las proteínas).

En términos de kilocalorías, la oxidación de los alimentos en el organismo tiene como valor medio el siguiente rendimiento:

  • 1 g de grasa = 9 kcal/g
  • 1 g de proteína = 4 kcal/g
  • 1 g de hidratos de carbono = 3.75 kcal o 4 kcal/g
Todos los alimentos son potenciales fuentes de energía pero en cantidades variables según su diferente contenido en macronutrientes (hidratos de carbono, grasas y proteínas). Por ejemplo, los alimentos ricos en grasas son más calóricos que aquellos constituidos principalmente por hidratos de carbono o proteínas.

El alcohol, que no es un nutriente, también produce energía metabólicamente utilizable -con un rendimiento de 7 kcal/g- cuando se consume en cantidades moderadas (menos de 30 g de etanol/día). Vitaminas, minerales y agua no suministran energía.

Unidades de energía

 Julio: Unidad de energía o trabajo en el Sistema Internacional de unidades (SI). Se define como el trabajo realizado por la fuerza de 1 newton que desplaza su punto de aplicación 1 m en la dirección de la fuerza. Su símbolo es J.

La unidad internacional de energía es el Julio, pero habitualmente se mide en kilocalorías (kcal) (1 kcal = 1000 calorías o 1 Caloría grande) o en kilojulios (kJ) (1 kcal = 4.184 kJ).

La caloría se define como la unidad de energía equivalente al calor que se necesita para conseguir elevar la temperatura de 1 gramo de agua en 1º C. concretamente desde 14,5º a 15,5º. Esta definición tiene su origen en épocas en que el calor era considerado un fluido singular y no una forma de energía, motivo por el cual no se sostiene la necesidad de mantener unidades de medidas para calor y para energía. Hoy en día, la caloría no pertenece al Sistema Internacional de Unidades, pero se sigue utilizando en dietética y nutrición como una medida práctica.

El valor energético de los alimentos que adquirimos vienen habitualmente indicados en Calorías (cal) o Kcalorías (Kcal). El valor energético de 100 gramos de azúcar, por ejemplo, es de 400 Kcal, y el del aceite está próximo a las 900 Kcal.

  • 1 kilocaloría (kcal) = 1 Caloría grande = 1000 calorías pequeñas
  • 1 kilojulio (kJ) = 1000 julios (J)
  • 1 kilocaloría (kcal) = 4.184 kJ
  • 1 kJ = 0.239 kcal
  • 1 megajulio (MJ) = 1000 kJ = 239 kcal
  • 1 kcal = 0.004184 MJ

Formas de disipación de la energía

La energía calorífica es una de las muchas formas en que se puede disipar la energía, otras son la mecánica, eléctrica, luminosa, radiante, etc. Pues bien, cuando el cuerpo humano realiza un movimiento mecánico (trabajo) disipa una energía calorífica (calorías), la que tiene acumulada procedente de los alimentos energéticos ingeridos.

Todos los organismos vivos utilizan energía para llevar a cabo las actividades propias de la vida. El simple hecho de movernos, trabajar, divertirnos, hacer ejercicio, estudiar, etc., supone un consumo de energía; en los animales de sangre caliente implica también mantener el cuerpo a una temperatura constante.

La realización de un trabajo se manifiesta mediante la disipación de energía calorífica
La realización de un trabajo se manifiesta mediante la disipación de energía calorífica

Algunos de los alimentos que ingerimos actúan en el organismo como un combustible, tales como los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. La cantidad de energía que libera ese combustible ha podido ser determinado científicamente; como ya se indicó en la tabla anterior, se ha calculado que un gramo de hidrato de carbono puro o su equivalente en proteína produce 4 calorías,.y que un gramo de grasa produce 9 calorías.

Alimentos energéticos

Los alimentos energéticos más abundantes en la naturaleza son los hidratos de carbono (pastas, cereales, patatas...).

Por su parte, los más energéticos (que proveen mayor combustible) son las grasas y aceites; éstos se encuentran más concentrados y son más fáciles de almacenar en el organismo, aunque su acumulación excesiva (especialmente si son grasas saturadas, como los de origen animal) puede tener consecuencias que no se relacionan con su capacidad calorífica, sino con enfermedades de tipo vascular, como por ejemplo el riesgo de infartos.

Algunos aceites, especialmente los de oliva, se han demostrado como alimentos energéticos muy sanos, e incluso se les relaciona con beneficios en la reducción de las tasas de colesterol.

1 2


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad