Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: La Historia Universal es la de un solo hombre (Jorge Luis Borges)

Anatomía humana

FUNCIONES INMUNOLÓGICAS

Las defensas orgánicas - 1ª parte


1 2

Las defensas orgánicas externas

as defensas orgánicas externas constituyen la primera línea defensiva natural del organismo ante los diversos agentes físicos, químicos o biológicos que tienden a destruirlo. Están comprendidas básicamente por la piel, mucosas y estómago, aunque también existen barreras físicas y químicas en zonas sensibles del cuerpo, como los ojos.

Cuando la primera barrera defensiva natural es rota o traspasada por los gérmenes patógenos, por ejemplo a causa de un corte o quemadura, o por efecto de una entrada masiva a través de la deglución o inhalación, se moviliza entonces la segunda línea defensiva (defensas internas) que es controlada por medio de la sangre.

La piel

La piel es la membrana exterior que cubre el cuerpo de los animales. Está constituida por dos partes: la epidermis o capa córnea superficial; y la dermis, o capa profunda y rica en vasos y nervios. Internamente, la piel continúa en los orificios naturales a través de las mucosas o tegumento interno.

Piel

La capa superficial o córnea de la piel contiene células muertas que están continuamente desprendiéndose, y a la vez siendo reemplazadas por las células en permanente producción de la capas inferiores, la llamada capa de Malpighi. La piel mantiene capacidad impermeable y parcialmente antiséptica, gracias a la lubricación que aportan las glándulas sebáceas de los folículos pilosos (los que se sitúan en la base de cada pelo). Estas barreras naturales impiden, en condiciones de piel sana y sin heridas o cortes, que el agua, el polvo o los gérmenes patógenos penetren en el interior y provoquen infecciones.

Las mucosas

Las mucosas son membranas de un tejido epitelial, que recubren las paredes internas de los órganos que comunican con el exterior a través de los orificios naturales del cuerpo. Mucosas son, por ejemplo, las que sitúan en la boca, faringe, laringe, tráquea, fosas nasales, uretra, ano y la vagina de la mujer.

Defensas orgánicas externas

Las mucosas contienen numerosas glándulas que segregan una mucosidad, con capacidad para atrapar los gérmenes. Así, los gérmenes capturados por los cilios de las células mucosas que tapizan los conductos respiratorios, son empujados hasta el esófago y desde ahí alcanzan el tubo digestivo al ser tragados, para ser finalmente expulsados con las heces. Muchos gérmenes son destruidos antes de ser expulsados, gracias a cierto poder antiséptico que poseen las secreciones de las mucosas.

Los ojos

Los ojos, por tratarse de una zona muy sensible del organismo, están expuestos y pueden ser vía de acceso de los gérmenes patógenos al interior del cuerpo. La protección natural de los ojos es la conjuntiva, una capa transparente y muy fina que los recubre.

ojos

Las lágrimas que son segregadas por las glándulas lagrimales bañan permanentemente la conjuntiva, tienen un ligero poder antiséptico contra los gérmenes y protegen los ojos del polvo y cuerpos extraños. La acción refleja del parpadeo ayuda a la protección periódica de los ojos, favoreciendo la lubricación. Las pestañas también tienen una función protectora.

El estómago

Al estómago llegan continuamente multitud de gérmenes que son ingeridos durante la acción de comer y beber. La gran mayoría de ellos son inocuos para el organismo, pero los patógenos podrían llegar a ser absorbidos por los tejidos o incluso alcanzar la sangre. La acidez del jugo gástrico y enzimas digestivas del estómago destruyen los gérmenes patógenos, impidiendo que acompañen los alimentos a través de todo el proceso de la digestión.

1 2


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad