Natureduca es un Portal Educativo de Ciencias Naturales y Aplicadas



Cita para la reflexión: La mayor desgracia es merecer la desgracia (Jean de La Fontaine)

Agricultura

CONTROLES

Mosca de las frutas (Ceratitis capitata)


Descripción

l insecto adulto es una mosca de tamaño algo menor que el de la mosca doméstica. Su cuerpo es de color amarillo, con manchas negras, presentando sus alas unas irisaciones típicas y zonas anaranjadas y oscuras. Sus patas son también amarillas. Las larvas, impropiamente llamadas "gusanos", son blancas y carecen de patas.

Llegan a alcanzar en su mayor desarrollo 7-8 milímetros de longitud y son las causantes de los daños en los frutos. El ataque se denomina "agusanado" en muchas regiones de España, y puede tener lugar sobre cerca de un centenar de especies de frutos distintos. No obstante, el fruto que prefiere sobre todos es el melocotón.

Mosca de las frutas (Ceratitis capitata)
Mosca de las frutas (Ceratitis capitata)

Daños

La hembra deposita sus huevos bajo la epidermis del fruto cuando éste está en suficiente estado de madurez. De aquéllos nacen las larvas que, alimentándose de la pulpa del fruto, terminan por licuarla, destruyéndola prácticamente. Si las condiciones de temperatura son favorables y las moscas encuentran alimento abundante y frutos en los que efectuar las puestas, pueden sucederse hasta siete generaciones dentro del mismo año. Este caso se da con frecuencia en en el Levante y Sur de España. Si no se combate, cada generación sucesiva incrementa el número de insectos hasta convertirse en una plaga asoladora, perdiéndose la cosecha de frutos.

Tratamiento

Los procedimientos de lucha más adecuados contra la mosca de las frutas son los siguientes:
  1. Frascos cazamoscas con sustancias activas.
  2. Pulverizaciones totales del árbol con insecticidas concentrados de síntesis.
  3. Cebos envenenados con insecticidas fosfóricos.

Frascos cazamoscas

El líquido atractivo más recomendado para emplear en ellos es una solución acuosa de fosfato amónico al 2 por 100. Generalmente, sólo es necesario renovar el líquido una vez durante la temporada de ataque. En árboles pequeños basta un mosquero, y dos en los de mayor tamaño, colgados en la parte orientada al mediodía.

Modelo de frasco cazamoscas
Modelo de frasco cazamoscas

Deben quedar protegidos del sol por el follaje, para que la evaporación no sea muy rápida. La colocación de los mosqueros debe comenzar por  lo menos en marzo o abril en frutales tempranos, conviniendo mantenerlos mientras exista fruta en los árboles.

Pulverizaciones

Entre los insecticidas empleados, el clásico D.D.T. tan utilizado masivamente en otros tiempos, es reconocido como muy peligroso para tratar vegetales cuyos frutos serán consumidos finalmente por los humanos o animales; en su lugar existen modernos insecticidas en el mercado mucho menos tóxicos e igualmente eficaces. En cualquier caso, las aplicaciones deben realizarse con el fruto aún verde, poco antes de iniciarse el período de maduración, cuando han alcanzado el tamaño definitivo. Por lo general será suficiente dos tratamientos.

Cebos envenenados

Es también útil el empleo de insecticidas fosfóricos en forma de cebo, pulverizando solamente una rama orientada al mediodía. Una fórmula que se ha demostrado eficaz es el de un cebo a base de 600 gramos de emulsión de Lebaycid (50%); 4 gramos de melaza de azucarería; y 100 litros de agua. La melaza puede sustituirse también por azúcar. El Lebaycid debe manejarse con precaución, sobre todo el producto concentrado, y los frutos no deben consumirse hasta pasadas, por lo menos, tres semanas desde el tratamiento. Este método se puede complementar empleando mosqueros, debiendo comenzar los tratamientos al observarse la presencia de moscas capturadas en aquéllos.

Otras medidas

Como medidas complementarias en la lucha contra la mosca de las frutas son muy importantes las siguientes:
  • Recoger frecuentemente las frutas atacadas, tanto del suelo como del árbol
  • Enterrar las frutas atacadas en un hoyo, por lo menos a medio metro de profundidad, con cal viva.
  • Destruir en igual forma los frutos infectados al hacer la recolección, no debiendo darse los mismos al ganado.
  • En árboles de fruto tardío que hayan tenido ataque, remover la tierra en toda la zona de goteo para destruir los insectos en su estado invernante.


Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación (ASOCAE O.N.G.D.) - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ © Obra bajo licencia Creative Commons ¦ Aviso legal ¦ Quiénes somos ¦ Contacto ¦ Bibliografía ¦ Política de privacidad